¿Agua purificada sin salir de casa?

#QuédateEnCasa es posible con SmartFilter

En medio de esta pesadilla llamada coronavirus, que nos trae a todos vueltos locos, con insomnio, lavando platos 8 horas al día y aguantando el terrible gusto musical del vecino, como por si hiciera falta algo más por lo cual preocuparme, me quedé sin agua para tomar.

Después de dos días diciéndome a mí misma: “Ve por otro garrafón”, “Ya se te está acabando el agua”, claramente se me acabó el agua. Ya no podía aplazarlo más, iba a tener que enfrentarme al mundo real, ponerme zapatos (después de semanas de estar descalza) y salir a la calle.

Sin pensarlo mucho, llegué al súper confiada de que en 15 minutos estaría de vuelta en mi casa con agua lista para tomar. Pero ¡sorpresa!, el súper parecía metro en hora pico, familias enteras ocupando todo el pasillo, gente estornudando, filas larguísimas. Decidí que mi salud era más importante y mejor fui a la tiendita de a lado, al menos ahí sé que solo cabe una persona a la vez.

En la tiendita, obviamente, el único garrafón que quedaba era el de hasta arriba, ese que te da miedo sacar porque piensas que te va a dislocar el hombro del peso. Después de un poco de esfuerzo, yo y mi brazo débil logramos sacar el garrafón justo cuando el señor que atendía me dice, “Perdone, señorita, no está sirviendo la terminal. ¿Puede pagar en efectivo?” No, señor, ¡desde hace un mes que no tengo efectivo! Abrí mi cartera y apenas logré juntar $10 pesos.

Me urgía agua, así que agarré dos botellas de agua de 1.5 litros, pagué con mis últimas monedas y regresé derrotada a mi casa. Estas botellas, si me modero me duran 2 o 3 días, y ¿después? Tenía que haber una solución fácil, sana y no tan cara de tener agua purificada sin tener que salir a comprar un garrafón o botellas de agua, que además pasan por un montón de manos sucias antes de llegar a mi casa. Pues finalmente encontré la solución, se llama Smart Filter.

Smart Filter es una empresa que vende filtros de agua que puedes colocar debajo del lavabo y se conecta directamente a la llave de agua. Así que, mientras tengas agua en tu casa, siempre tendrás agua para beber. ¿Y saben qué es lo mejor de todo? Puedes comprarlo por internet sin tener que salir de tu casa.

Está super fácil. En su página pides el filtro que se adapte a lo que necesites: el chico de 1 a 3 personas, o el grande para familias más grandes. Puedes pagar con tu tarjeta de crédito o PayPal y el envío es gratis en toda la República. Y aunque su envío dice que máximo 5 días, a mí me llegó en menos tiempo que eso.

Al tercer día, muy puntual, llegó un empleado de Smart Filter, con guantes y tapabocas, con mi paquete que acababa de ser desinfectado para asegurar que no fuera a infectarme de nada. Yo escogí que ellos vinieran a poner el filtro porque nunca he sido muy hábil con esas cosas, pero sé que si no quieres tener contacto con nadie, lo puedes poner tu mismo sin problema siguiendo estas instrucciones:

La instalación fue bastante rápida y sencilla, y al terminar volvieron a desinfectar el filtro y todas las superficies que tocó el señor de la instalación. Y así, sin más drama finalmente tenía agua limpia sin salir de casa. Ahora ya no tengo que estar saliendo a comprar agua cada 15 días, ni tirar botellas de plástico que solo contaminan.

Y si todavía no se convencen, déjenme les digo que hasta sabe más rico, más pura y fresca. Así que ya saben, durante esta cuarentena, con Smart Filter #QuédateEnCasa, pero no te quedes sin agua.

Entradas recientes

Garrafones, problema de salubridad en la CDMX

Los garrafones de 20 litros son los que más consumen los mexicanos porque creen que es más segura, limpia y garantiza un buen tratamiento. Sin embargo, “varios estudios han documentado la detección de bacterias aeróbicas y coliformes en agua embotellada en recuentos que exceden los límites nacionales e internacionales permitidos para el agua potable de consumo humano”.

Leer más »

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Contáctanos aquí para una cotización